Lo que significa ser Técnico Ortoprotésico de verdad

Lo que significa ser Técnico Ortoprotésico de verdad

El título de Técnico Superior en Ortoprótesis y Productos de Apoyo es el nombre en el que ha evolucionado para la L.O.E el técnico superior ortoprotésico de LOGSE a lo que habitualmente se define como técnico de ortopedia. Aunque tanto las técnicas como los estudios hayan avanzado enormemente en los últimos 20 años y sigan innovando cada día en el sector de la ortoprotésica – ortopedia.

El técnico ortoprotésico, da igual la Ley que le haya otorgado el título es el único profesional cualificado capaz de fabricar y adaptar ortesis, prótesis y productos de apoyo. Ser técnico de ortopedia está a la vez en la rama sanitaria directamente relacionado con el paciente y a la misma vez, requiere de trabajo en el taller supervisando el trabajo mecánico. Quizá por ello se convierte en una experiencia laboral inigualable con las mismas dosis de esfuerzo que de satisfacción.

El BOE habla de las funciones que realiza un técnico ortoprotésico de forma muy específica y fría: interpretar la prescripción médica, diseñar dispositivos ortopédicos, realizar revisiones de productos de apoyo…. Tampoco se olvida de las salidas laborales de este ciclo: técnico garante de una ortopedia, responsable técnico de fabricación o adaptación, visitador médico, representante del sector… No obstante esta profesión va más allá.

¿Qué hace un técnico de ortopedia?

El técnico en ortoprotésica abarca dos grandes áreas en una ortopedia: la asistencia al usuario / paciente y el trabajo de taller. No se concibe una sin otra. La relación con el paciente es directa y muy cercana. El médico prescribe pero es responsabilidad del técnico conocer a fondo al paciente para mejorar su calidad de vida. Porque la misión de cualquier técnico de ortopedia consiste en mejorar la vida de la gente. En el día a día las horas de fabricación y adaptación se compensan al ver andar a quien sufrió una amputación; comprobar que un niño con parálisis puede desenvolverse con cierta autonomía gracias a tu trabajo; ver cómo una persona mayor puede desplazarse por sí misma…

Cuando te pregunten a qué te dedicas o quieres dedicarte, responde que tu trabajo es mejorar la vida de la gente, porque tu trabajo no sólo ayuda directamente al paciente, sino a todo su alrededor. La calidad de vida de una persona influye a toda su familia y amigos.